Proyectos

SACÚDETE

¿De qué se trata el proyecto?

Sacúdete es una estrategia del Gobierno Nacional, en cabeza del Despacho de la Primera Dama y la Consejería Presidencial para la Juventud, que cuenta con el apoyo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD y el respaldo del sector privado. Sacúdete busca cerrar brechas económicas y de conocimiento a través de una metodología de entrenamiento disruptivo para apoyar la construcción de proyectos de vida legales y sostenibles. Para ello brinda conocimiento, acceso a la información y acompañamiento para generar y fortalecer habilidades que faciliten la apropiación de las competencias propuestas por la industria 4.0, y hábitos que propicien el desarrollo y fortalecimiento de emprendimientos locales sostenibles. 

Líneas de acción

La estrategia tiene como objetivo afianzar el tejido social y contribuir al progreso de todas las regiones del país. Centra sus esfuerzos en el desarrollo de proyectos de vida desde tres líneas estratégicas:

  • Desarrollo y fortalecimiento de emprendimientos locales
  • Innovación e intraemprendimiento para el sector privado
  • Talento humano cualificado, creativo y con habilidades 4.0

Equidad y Progreso: infraestructura y desarrollo rural

¿De qué se trata el proyecto?

El proyecto “Equidad y Progreso: infraestructura y desarrollo rural” busca fortalecer la confianza institucional mediante estrategias de impulso al desarrollo económico local y sostenible en zonas rurales, a través de la construcción de pequeña infraestructura comunitaria y el fortalecimiento de las capacidades productivas locales para contribuir a la generación de ingresos y la construcción de capital social en municipios afectados históricamente por el conflicto armado y las economías ilegales.

  • Promoción del desarrollo económico rural
  • Construcción de pequeña infraestructura comunitaria
  • Mejoramiento de la percepción del Estado
  • Cobertura
  • Cáceres, Antioquia
  • Tarazá, Antioquia
  • Valdivia, Antioquia
  • Florencia, Caquetá
  • La Montañita, Caquetá
  • Valle del Güamuez, Putumayo

¿Cuáles son los desafíos?

La reducción de la pobreza y la desigualdad es uno de los principales desafíos del desarrollo. En Colombia, durante los últimos años, el PIB agropecuario ha tenido un comportamiento positivo reflejando una mayor generación de empleo y hectáreas cultivadas en el país, acelerado entre otras cosas por la firma del acuerdo de paz. A pesar de esto, aún se evidencia una disparidad entre lo rural y lo urbano, donde la pobreza rural es 2,3 veces la de las cabeceras municipales.

Ante la situación actual de pobreza y falta de oportunidades en muchas de las zonas rurales del país surge el reto de adoptar un modelo de intervención que impulse el desarrollo económico y sostenible, creando capacidades, que permitan el cierre efectivo de brechas y aporten a la construcción de capital social de las poblaciones que habitan estos territorios. Entre las causas se destacan las siguientes:

  • Baja inversión y apoyo por parte del Gobierno a la población rural.
  • Baja presencia e inestabilidad institucional.
  • Baja capacidad de gestión comunitaria
  • Desconocimiento de las vocaciones productivas del territorio
  • Presencia de economías ilegales y grupos armados al margen de la ley
  • Pocas oportunidades de empleo.

Mojana: clima y vida

¿De qué se trata el proyecto?

Mejorar la resiliencia climática de las comunidades vulnerables en la región de La Mojana, a través de soluciones adaptativas a largo plazo que aborden el suministro, el uso y la gestión de riesgos relacionados con las inundaciones y la falta de agua.

Líneas de acción

  • Infraestructura segura y sostenible
  • Hábitat saludable
  • Desarrollo socioeconómico adaptado
  • Recuperación de dinámica ambientales
  • Gobernanza y fortalecimiento de capacidades locales y regionales.

Cobertura

11 municipios de la Región de la Mojana

¿Cuáles son los desafíos?

La región de La Mojana es un área ubicada en el Caribe colombiano, que abarca 11 municipios de los departamentos de Sucre, Bolívar, Córdoba y Antioquia. La Mojana es uno de los deltas más complejos del mundo, con una gran riqueza ecosistémica, su sistema recoge las aguas de los tres principales ríos de la zona Andina del país (Río Magdalena, Río Cauca y Río San Jorge) y está compuesto por múltiples ciénagas, caños, meandros, zapales, y bosques inundables. Esta región la habitan cerca de 405.625 personas, de las cuales que el 83,8% es pobre y con medios de vida fuertemente vulnerables a los cambios en las dinámicas climáticas e hídricas de la zona. Adicionalmente, el conflicto armado en la región ha impactado negativamente la gobernabilidad local y ha atrasado el desarrollo de las comunidades.

Uno de los problemas más críticos de La Mojana es el acceso por parte de las comunidades (principalmente rurales) al agua potable, de hecho, el 49% de la población no tiene acceso. En un escenario sin intervención, se prevé una situación agravada en términos de disponibilidad de agua por la reducción de precipitaciones proyectada para la región, exacerbada por fenómenos extremos (inundaciones y sequias) más intensos y frecuentes que no solo afectarían el abastecimiento en términos de cantidad sino en calidad, ya que en periodos de inundación extrema las aguas se infiltran a los pozos subterráneos contaminando el agua que consume la población. Esta situación tiene impactos directos sobre la vida de las personas, su salud, su economía y su forma de desarrollo. Adicionalmente, las actividades productivas que sustentan la economía de la región terminan haciendo a sus habitantes más vulnerables ante los efectos del cambio y variabilidad climática. 

¿Cuáles son los resultados?

  • Mayor comprensión y sistematización del conocimiento sobre los impactos del cambio climático en la gestión del agua en la región.
  • Establecimiento de infraestructura de provisión hídrica adaptadas al clima para las comunidades más vulnerables de La Mojana, constituidas por soluciones de cosecha de agua a nivel familiar para las áreas rurales dispersas (para 4.878 familias), soluciones de cosecha de agua a nivel comunitario para áreas rurales nucleadas (para 8.560 familias), adaptación de la infraestructura existente de microacueductos rurales para  hacerla menos vulnerable ante los cambios en el clima y ante eventos climáticos extremos (96 microacueductos).
  • Recuperación de la capacidad de adaptación de los ecosistemas naturales y aquellos que soportan los medios de vida de las comunidades, lo cual se realizará a través de la restauración de paisajes de humedales en 41.532 hectáreas.
  • Sistemas de alerta temprana adaptados al cambio climático
  • Agroecosistemas resistentes al agua para mejorar los medios de subsistencia rurales.  Se desarrollarán actividades de investigación en cultivos de variedades adaptadas al clima, se contará con un programa de extensión rural que beneficiará a más de 17.000 productores locales, y se instalarán huertos familiares adaptados para 4.878 familias que componen la ruralidad dispersa de La Mojana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *